Saltar al contenido
Qigong Formación | Instituto de Expertos

Beneficios de la Práctica Qigong

Beneficios de la práctica Qigong.

El objetivo: preservar la salud.

La práctica del Chi Kung enfatiza la relajación del cuerpo, equilibra la respiración, y centra la mente.

El tipo de ejercicio que propone la práctica Chi Kung actúa directamente sobre el sistema nervioso central y el sistema nervioso autónomo; protege y aplaca la actividad mental desenfrenada debido al estrés y frena la respuesta urgente descontrolada de la psique ante los estímulos y emociones negativas tanto de la vida diaria como las generadas internamente debido a estilos de vida poco saludables, manteniendo un ambiente interior (mental) sano, equilibrado y relativamente estable y fortalecido ante la vida y estímulos, lo cual repercutirá inmediata y positivamente sobre los aspectos físicos y la salud de los mismos.

Desde el punto de vista Fisiológico.

Regulación fisiológica.

La medicina moderna considera que el cuerpo tiene un sistema de autoajuste y autoreparación neuro-hormonal, y que este sistema mantiene estable el equilibrio interno-externo del cuerpo de forma extremadamente eficiente.

A través de la regulación del movimiento, la práctica Qigong activa las acciones complejas de reacción de los receptores nerviosos centrales y periféricos, de forma que cada parte y órgano del cuerpo se mantenga en el estado fisiológico más óptimo.

Por medio del ajuste de la respiración y de la relajación mental, el sistema nervioso autónomo aumenta la amplitud de onda cerebral del lóbulo frontal, impulsando la producción de endorfinas que estimulan la glándula pituitaria. Esto mejora el autoajuste y autoreparación del cuerpo y fortalece directamente su energía y su capacidad de respuesta a los agentes patológicos de todo tipo.

Mejoramiento de la salud física.

En función de la constitución hereditaria y adquirida de cada individuo, la salud física es la estabilidad relativa entre la herencia, morfología, función fisiológica y el factor mental de cada persona.

Las pruebas científicas realizadas en las universidades chinas, han demostrado que la práctica del Qigong para la salud permite en la persona la mejora de la capacidad de reacción; de la fuerza muscular; de la flexibilidad y del equilibrio; de la coordinación; del fortalecimiento del sistema inmune y de su capacidad de oposición al factor patógeno; de la mejora del ritmo cardiaco; presión sanguínea, etc., así como del aumento de osteoblastos (células óseas) formadoras y fortalecedoras de los huesos.

Todo esto hace del Qigong una práctica especialmente recomendada para las personas que desean mejorar la resistencia de su constitución física en general a través de la realización de una práctica de carácter moderado.

Desde el punto de vista Psicológico.

Mantenimiento de la capacidad cognitiva.

Las capacidades cognitivas de la persona, tales como memoria, pensamiento, ideas, discernimiento, etc., se hayan aseguradas por el cerebro y sus funciones. Estudios médicos actuales realizados en China demuestran que el Qigong tiene la cualidad de promover las funciones y capacidades cerebrales.

El Qigong para la salud mejora la actividad-respuesta de las células cerebrales; mantiene alerta las funciones cerebrales; y eleva capacidades cognitivas tales como la memoria, la atención, la capacidad de concentración, la imaginación, etc. Todos estos beneficios retrasan los procesos de envejecimiento cerebral-cognitivo, ayudando a mantener un estado óptimo de las funciones mentales.

Mantiene el buen humor y el optimismo.

Muchos estudios han demostrado que los cambios bruscos de humor pueden también producir cambios en el funcionamiento normal de los órganos y dar lugar a enfermedades de todo tipo. Como actividad física-artística saludable, variada y entretenida, la práctica Qigong ha demostrado que puede mejorar el estado general anímico de sus adeptos, logrando el autoajuste positivo de la mente y del cuerpo.

Si la mente «está contenta», el cuerpo «está contento». Si el cuerpo «está contento», la mente «está contenta».

Desarrolla buenos hábitos y buen carácter.

La práctica Qigong y su amable disciplina mejora la psique y las virtudes morales de sus practicantes. Esta práctica es capaz de disminuir el estrés y las tendencias neuróticas en el carácter de sus partidarios. Esto ayuda a reducir considerablemente muchas tendencias insanas, el mal carácter, y a reducir las tasas de enfermedades producidas por éstas.

Desde el punto de vista de la Medicina Tradicional China.

Equilibrio Yin-Yang.

La medicina tradicional china considera que las actividades normales de la vida diaria dependen de la unión armónica entre los conceptos filosóficos Yin y Yang aplicados a la persona y a sus condiciones de armonía interior (órganos-Yin)-exterior (estructuras-Yang). 

El equilibrio Yin-Yang del cuerpo mejora la salud, la fortaleza corporal y prolonga la vida, ya que, si hay desequilibrio de los sistemas orgánicos o estructurales, la enfermedad se instaurará.

Por medio del movimiento moderado, los ejercicios específicos respiratorios, y las actividades mentales equilibradas, el Chi Kung ayuda a que el cuerpo se mantenga en un estado óptimo de equilibrio Yin-Yang.

Drenar los meridianos.

La Mtc enseña que un meridiano bioenergético es un canal en el cuerpo por el que circula la energía o Qi y la Sangre, y que los meridianos conectan los órganos internos con los cuatro miembros y con la cabeza.

Si el Sistema de meridianos corporales energéticos mantiene una situación anormal de funcionamiento, entonces los órganos y las vísceras no pueden nutrirse y tampoco proyectar sus energías defensivas hacia el exterior. Entonces, se producirán bloqueos energéticos en las actividades funcionales orgánicas y las enfermedades se producirán.

Muchos ejercicios Chi Kung están especialmente diseñados para deshacer estos bloqueos energéticos, de forma que su práctica puede drenar los meridianos para reestablecer el correcto fluir de la energía y de la sangre.

Estos métodos para drenas los canales incluyen presiones, golpeteos, masajes directos, giros, etc., y también visualizaciones y ejercicios respiratorios especiales. Todas estas acciones tienen la función de desobstruir y mantener libres de bloqueos los canales energéticos corporales.

Reequilibra el Qi y la Sangre.

Según la Mtc, la Sangre-Materia-Yin y el Qi-Energía-Yang, son los dos pilares básicos de constituyen y mantienen las actividades básicas de la vida. Las actividades de los tejidos y de los órganos son la base material del cuerpo, por lo que si la sangre y la energía en ellos no es suficiente o existe un estancamiento de la misma en ellos, la enfermedad aparecerá.

A través de sus movimientos y práctica regular, los ejercicios Chi Kung tienen un efecto de ajuste de la circulación del Qi y de la Sangre en el cuerpo, promoviendo y garantizando su circulación constante, abundante y suave.

Es beneficioso para los órganos internos.

Como la Mtc, la práctica Chi Kung presta una atención a la salud de los órganos internos, fomentando actividad y ejercicios que los desestresen y mantengan libres de tensiones. Esto es fundamental para garantizar su estado de salud.

El Chi Kung es capaz de combatir y de prevenir las enfermedades de los órganos y vísceras, al igual que lo es de revertir muchos estados patológicos de los mismos, a través de un único secreto: el movimiento moderado que impulsa la sangre y nutre los sistemas y las estructuras corporales, al tiempo que alimenta el cerebro de sangre oxigenada que reduce la actividad desenfrenada de las actividades psíquicas.

Fortalece el sistema inmune y la resistencia y oposición a los factores patógenos.

Las enfermedades son el resultado de la lucha que mantienen el Qi beneficioso corporal (sistema inmune) y el Qi patológico exterior (el clima) o interior (emociones desatadas).

Los cambios cuantitativos y cualitativos de estas dos energías, y de su descompensación o reequilibrio dentro del cuerpo, son los factores determinantes del proceso patológico y de su progresión o reversión.

El Chi Kung es el arte del fortalecimiento en el cuerpo de la Energía Verdadera (Zheng Qi o factores de inmunidad y de oposición a los factores patógenos), y de la eliminación y drenaje de los factores patógenos que lo hacen enfermar, pues este es el principio del mantenimiento y preservación de la salud, así como de la curación de la enfermedad.

 

Drenando los meridianos para asegurar la comunicación entre los órganos y el Qi, la sangre, la Esencia y los fluidos corporales, el Chi Kung puede incrementar la resistencia general del cuerpo ante los factores patógenos y retardar los efectos del envejecimiento y de la instauración de muchos tipos de dolencias.

Instantánea del primer curso de Qigong Liu Zi Jue (Sonidos Curativos) en España con el profesor Zhang Ming Liang. El curso fue organizado por el profesor Miguel Martín y se celebró en Madrid.
error: Content is protected !!